La cumbre de Kioto. El estado de la cuestión (Última Hora de Mallorca)

lobos y rayos

Publicado en el diario Última Hora de Mallorca el 5 de diciembre, 1997.

El Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC)  – creado por las Naciones Unidas y la Asociación Meterológica Mundial en 1988 – confirmó en su informe de 1995 que existe una relación de causa efecto entre las emisiones de gases de efecto invernadero de origen humano y el calentamiento de la atmósfera que se viene observando desde hace más de un siglo. Esto supuso un hito en el debate que sobre este problema ambiental se venía desarrollando desde hacía años. Aunque todavía existen incertidumbres en torno al proceso del calentamiento global de la atmósfera, algunas características del mismo son hoy bien entendidas por la ciencia. Nuestra comprensión del sistema climático global ha mejorado de forma cualitativa a lo largo de los últimos años gracias al esfuerzo realizado por los climatólogos por analizar el fenómeno del calentamiento de la atmósfera.

El clima de nuestro planeta depende de la radiación solar. Cuando ésta alcanza la Tierra, el 30 por cien de esa energía es reflejada, regresando al espacio. El resto alcanza la superficie terrestre donde es absorbida y remitida de nuevo hacia el espacio exterior. La radiación que llega a la Tierra procedente del Sol es de onda corta, mientras que la energía que es reflejada por la superficie terrestre es de onda larga. Existen una serie de gases en la atmósfera como el dióxido de carbono, el metano, el ozono etc. que son transparentes a las radiaciones de onda corta de origen solar, pero son opacos a las radiaciones de onda larga reflejadas por la superficie terrestre. Esto último produce un mecanismo a través del cual el calor queda atrapado y la atmósfera se va progresivamente calentando.

Los principales gases de efecto invernadero son el vapor de agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), el óxido nitroso (N2O) y los compuestos organohalogenados (CFC-11 y CFC-12). Con la excepción del vapor del agua, el resto de los gases tienen importantes fuentes de origen antropogénico. El más importante por su incidencia en el efecto invernadero es el dióxido de carbono, si bien la contribución del CO2 de origen humano es relativamente pequeña – 3% – si la comparamos con la cantidad de ese gas que se intercambia de forma natural entre la atmósfera, los océanos y la superficie terrestre en lo que se conoce como el ciclo del carbono.

Anualmente se emiten a la atmósfera desde fuentes humanas en torno a 7200 millones de toneladas de carbono, de las que aproximadamente 4.000 son absorbidas en diferentes sumideros naturales del planeta entre los que los océanos y la biomasa forestal desempeñan un papel determinante. Los otros 3200 millones de toneladas se van acumulando en la atmósfera. Como resultado de esa acumulación, la temperatura media de la atmósfera se ha incrementado 0,6 grados centígrados en el último siglo. El principal incremento de la temperatura ha tenido lugar en los últimos cuarenta años. De hecho, nueve de los diez años más calurosos del siglo XX han tenido lugar desde 1980. Según el IPPC la previsión para el año 2075 es que la temperatura media de la atmósfera será dos grados superior a la actual, pudiendo llegar a alcanzar los 2,5 grados en el hemisferio norte. Esto significa que el siglo XXI va a ser el siglo más caluroso de los últimos diez mil años, de hecho desde la última glaciación. Algunos de los efectos negativos de este calentamiento serán los siguientes:

En primer lugar, sobre la salud de las personas y la economía. Entre los impactos directos en la salud estarán las muertes y enfermedades debidas a la mayor frecuencia de fenómenos climatológicos extremos como olas de calor, gota fría, sequías, fuegos, inundaciones y huracanes. Asimismo, la extensión de las zonas afectadas por la malaria y el cólera. Respecto a la incidencia en la economía, la proliferación de catástrofes natural tendrá un efecto negativo en las compañías aseguradoras. La previsible desaparición de buena parte de las playas del litoral mediterráneo tendrá efectos negativos en las economías basadas en el turismo de playa. En España se agravará el actual proceso de desertización que afecta a su flanco sudeste.

En segundo lugar, alteraciones importantes en la distribución de las especies. Las modificaciones en elementos decisivos del desarrollo y reproducción de la vegetación como son la disponibilidad de agua, la humedad del suelo, la temperatura media y el grado de concentración en la atmósfera de dióxido de carbono, estarán en la base de cambios significativos en sus áreas de distribución. Aquellas especies de flora y fauna que no puedan adaptarse a la rapidez del cambio climático se encontrarán sometidas a un fuerte estrés ambiental y, en consecuencia, algunas de ellas desaparecerán.

En tercer lugar, impactos antropológicos-culturales. Las 1196 islas que forman el archipiélago de las Maldivias se elevan a menos de tres metros sobre el nivel del mar y desaparecerán bajo las aguas del Océano Indico. Otras culturas como las de los archipiélagos Islas Coco, Islas de la Unión, Kiribati, Marshall, Line Islands quedarán anegadas bajo las aguas.

 Finalmente, la posibilidad de catástrofes a gran escala a consecuencia de alteraciones graves en el sistema climático global. Factores como el grado de nubosidad y la altura de formación de las nubes, el posible deshielo de casquetes polares y de muchas cumbres con la consiguiente modificación del efecto albedo, la posibilidad de liberación del metano secuestrado en las tundras del hemisferio norte, el impacto del calentamiento de la superficie oceánica en el ciclo del carbono etc. pueden retroalimentar el calentamiento de la atmósfera. Esos fenómenos de feedback positivo, junto a las incertidumbres asociadas a un fenómeno de componentes estocásticos como es el clima, hacen que no pueda excluirse un escenario de catástrofe a gran escala a consecuencia de alteraciones irreversibles en el clima global del planeta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s