Capitalismo versus cambio climático. Reseña sobre el libro de Naomi Klein (Política Exterior)

esto-lo-cambia-todo_naomi-klein-721x1024

Política Exterior ha publicado en su número de mayo, 2015, mi reseña sobre el libro de Naomi Klein .

“El Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC) presentó en 1990 su primer informe alertando a los gobiernos y a la opinión pública sobre la importancia del cambio climático. Dos años más tarde la Cumbre de la Tierra celebrada en Río de Janeiro aprobó el Convenio Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático. A partir de la ratificación en 1994 del mencionado Convenio el tema se adentró en un campo de minas político y el proceso de negociaciones internacionales entre los gobiernos se estancó. A la hora de la verdad Estados Unidos se desentendió del tema dando pie a que las economías emergentes (en especial China) se orientasen hacia una combustión masiva de energías fósiles. En consecuencia, el problema de las emisiones lejos de reconducirse se ha agravado: entre 1990 y 2012 las emisiones mundiales han aumentado un 40 por cien. Sin embargo, esas emisiones no se deben a que haya existido una estrategia neoliberal en guerra contra el clima. Un análisis más preciso y riguroso del proceso de estos 25 años identifica diferentes actitudes y trayectorias muy diferentes por parte de las mayores economías. El no reconocerlo ni analizarlo es un sesgo importante en la argumentación de la periodista canadiense y líder intelectual de los movimientos contra la globalización, Naomi Klein.

Es sorprendente que en las 572 páginas de su apasionado ensayo (Esto lo cambia todo. El capitalismo contra el clima (Paidos)) no se mencione ni una sola vez la posición de la Unión Europea. No ha sido un descuido. Si se le otorga a Europa la relevancia que merece en este ámbito, la lógica argumentativa y la tesis central del trabajo – el capitalismo está en guerra con el clima de la Tierra– se desmoronan. Lo que queda es un alegato ideológico contra la economía capitalista de libre mercado, el comercio internacional y, por supuesto, las energías fósiles. Klein, quien reconoce haber descubierto la gravedad del problema hace apenas seis años, construye su argumentación generalizando la experiencia (nefasta) de los Estados Unidos. Al hacerlo confunde la parte con el todo. Las trayectorias de la Unión Europea, la mayor economía del mundo, y de China, el mayor emisor del planeta, no encajan en su relato”.

La reseña completa la puedes leer aquí.

 

La cumbre del clima en París (Real Instituto Elcano)

Teresa Ribera y Antxon Olabe Egaña. Documento de Trabajo 3/2015 – 16/4/2015

Paris_Climat_2015

Con ocasión de la Cumbre del Clima de París que va a tener lugar en diciembre de 2015, el Real Instituto Elcano ha publicado el 16 de abril, 2015, un ensayo elaborado por Teresa Ribera y por mi.

“Este Documento de Trabajo (DT) busca aportar reflexión y debate sobre algunos de los aspectos más relevantes de la política climática internacional en el contexto de la preparación de la importante cumbre de París en diciembre de 2015. De manera implícita se considera que el elemento decisivo en la reconducción de la alteración del clima es la voluntad política de las naciones, en especial la de los Estados decisivos de la comunidad internacional. El ensayo comienza por contextualizar las importantes decisiones presentadas recientemente por las tres mayores economías – la Unión Europea, Estados Unidos y China- a la luz de los datos más recientes sobre las emisiones históricas, las de los últimos años (desde 1990) y las emisiones per capita. Un mensaje importante de esta primera parte es que si tras esas decisiones otros grandes emisores adoptan una posición proactiva y presentan compromisos relevantes, la cumbre de París puede suponer un positivo punto de inflexión. En ese caso, los dos escenarios climáticos más disruptivos de los presentados por el IPCC en 2014 quedarían descartados”.

El ensayo completo lo puedes leer aquí

 

 

 

Vídeo de presentación de mi libro Crisis climática-ambiental. La hora de la responsabilidad

Biodiversidad (2)

http://www.diariovasco.com/videos/sociedad/201501/08/entrevista-antxon-olabe-3977957132001-mm.html

Vídeo de cinco minutos grabado por el periódico Diario Vasco en el que presento mi reciente libro Crisis climática-ambiental. La hora de la responsabilidad (Galaxia Gutenberg, 2016).

El camino hacia París (Política Exterior)

obama_xi_jinping_acuerdo_clima-1024x682

Ensayo publicado por Política Exterior en su número de enero-febrero, 2015.

“Los cambios climáticos han sido frecuentes en la historia de la Tierra. Ahora bien, el que está teniendo lugar en la actualidad como consecuencia de la intervención humana se desarrolla a una velocidad muy superior a los que han ocurrido en el pasado por causas naturales. La alteración del clima ya ha provocado una importante regresión en los glaciares de montaña; ha afectado a la disponibilidad de agua dulce en numerosas regiones, en especial en el África subsahariana y Oriente Medio; ha comenzado a alterar las zonas climáticas; ha causado un importante incremento de eventos extremos como olas de calor, sequías, huracanes e incendios; ha originado una drástica disminución de la extensión de hielo del Ártico durante los meses de verano; ha degradado la calidad de los ecosistemas de coral; ha aumentado el nivel del mar; ha generado una fuerte presión adicional sobre la biodiversidad, etcétera. Estos impactos están relacionados con un incremento de la temperatura media de la atmósfera de 0.85ºC respecto a los tiempos preindustriales.

Con ese preocupante telón de fondo, el acuerdo presentado el miércoles 12 de noviembre de 2014 por los presidentes de Estados Unidos y de China, Barack Obama y Xi Jinping, sobre la mitigación de emisiones por parte de sus respectivos países ha modificado el tablero de la política climática internacional. El acuerdo ha puesto fin a un profundo desencuentro sobre el tema que ha condicionado de manera muy negativa la agenda climática global a lo largo de las dos últimas décadas. Estados Unidos se ha propuesto reducir sus emisiones en un 26-28 por cien en el año 2025 respecto a 2005. China, por su parte, se ha fijado el objetivo de disminuir las suyas en cifras absolutas a partir de 2030 y si es posible antes. Asimismo, que las fuentes de energía no generadoras de emisiones supongan el 20 por cien de su mix energético. Este último objetivo implica que las fuentes de origen renovable (eólica y solar), la nuclear y quizás otras tecnologías cero-emisiones como la captura y secuestro del carbono alcancen un nivel equiparable a su parque actual de generación eléctrica (alrededor de un millar de Gigavatios).

El acuerdo se ha presentado semanas después de que el Consejo Europeo hiciese público su compromiso vinculante de reducir en 2030 las emisiones de la UE-28 en un 40 por cien respecto a las del año de referencia, 1990. Previamente, había tenido lugar en New York el 23 de septiembre la cumbre mundial sobre el clima a iniciativa del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, encuentro que vino acompañado por una movilización ciudadana sin precedentes. Se espera que el resto de los grandes emisores presenten en los próximos meses sus compromisos de mitigación de manera que se vaya perfilando el camino hacia la cumbre de París en diciembre de 2015″.

Puedes leer el ensayo completo aquí.

 

 

Siempre nos quedará París (El País)

torre-eiffel

Publicado en el diario El País el 4 de enero de 2015

Posiblemente ninguna otra ciudad del mundo representa la tradición emancipadora del proyecto filosófico de la modernidad como París, lugar donde en 1789 se proclamaron con carácter universal los Derechos del Hombre. En ese sentido, parece un lugar inspirador para acoger la que podría convertirse en una cumbre decisiva sobre el clima de la Tierra. La comunidad internacional aspira a establecer en la reunión de París las bases de una salida cooperativa al formidable desafío del cambio climático.

Puedes leer el artículo completo aquí

La era del carbón toca su fin (El País)

gases-de-efecto-invernadero

Publicado el 16 de diciembre de 2014

La reunión internacional sobre cambio climático celebrada en Lima ha finalizado con un modesto compromiso. Todos los países presentarán en los próximos meses sus respectivos objetivos de mitigación de emisiones para el período posterior  a 2020, si bien sin obligación de aportar detalles críticos. Naciones Unidas integrará esa información en un documento base que presentará en París y la comunidad internacional podrá conocer si los objetivos son suficientes para preservar el umbral de seguridad de los 2 grados centígrados.

El encuentro en Perú ha tenido lugar escasas semanas después del histórico acuerdo presentado por los presidentes de Estados Unidos y de China, Barack Obama y Xi Jinping, sobre la mitigación de emisiones por parte de sus respectivos países. El acuerdo entre ambas potencias sí ha modificado el tablero de la política climática internacional al poner fin a un profundo desencuentro sobre el tema que ha condicionado de manera muy negativa la agenda climática global a lo largo de las dos últimas décadas. Estados Unidos se ha propuesto reducir sus emisiones un 26-28 por cien en 2025 respecto al año 2005. China, por su parte, se ha fijado el objetivo de disminuir sus emisiones en cifras absolutas a partir de 2030 y si es posible antes. Asimismo, que las fuentes de energía no generadoras de emisiones supongan al menos el 20 por cien de su mix energético. Este último objetivo implica que las renovables (eólica y solar), la nuclear y quizás otras tecnologías cero-emisiones como la captura y secuestro del carbono alcancen una cifra equiparable a su actual parque de generación eléctrica basado en el carbón (alrededor de mil Gigavatios).

Puedes leer el artículo completo aquí

 

 

.

La respuesta moral al cambio climático (El País)

tifon Filipinas 2013

Publicado en el diario El País el 29 de septiembre, 2014

La cumbre mundial sobre el clima que ha tenido lugar en New York el 23 de septiembre a iniciativa del secretario general de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y la masiva movilización ciudadana que la ha precedido, han vuelto a situar al cambio climático en la agenda política internacional. A lo largo de los próximos meses los principales países emisores, en especial China y Estados Unidos, han de hacer públicos sus compromisos concretos de mitigación de emisiones de manera que se vaya pavimentando el camino hacia un acuerdo global en la cumbre de París en diciembre de 2015.

Ha transcurrido una generación y las alertas científicas (cinco informes del IPCC) no han sido suficientes para que los responsables políticos de la comunidad internacional adopten las medidas que permitan reconducir la situación. El problema de hecho se ha agravado. Entre 1970 y 2000, las emisiones totales de gases de efecto invernadero se incrementaron a un ritmo medio anual del 1,3 por cien. Entre 2000 y 2010 lo hicieron al 2,2 por cien. Significativamente, el año 2013 ha conocido el mayor incremento en la concentración de CO2 de los últimos treinta años. El tiempo para reconducir la situación es limitado.

El sistema del clima no es lineal, es un sistema complejo con diversos efectos de retroalimentación positiva que pueden quedar fuera de control si la temperatura sobrepasase el umbral de seguridad de los dos grados centígrados. Por ejemplo, el efecto albedo de los hielos del Ártico desaparecerá a medida que se fundan sus hielos. Las aguas oscuras que los sustituyen absorberán cada vez más calor en lugar de reflejarlo a la atmósfera. Sin embargo, si esa información científica no es descodificada apenas adquiere un significado relevante para la persona de la calle. Y si no se le otorga significado permanece como mera información que se mezcla con el ruido de fondo de nuestra sociedad hiper-mediática. Esa carencia en la construcción del significado se debe, en mi opinión, a que a la reflexión sobre las graves consecuencias de la crisis climática apenas han acudido, hasta el momento, filósofos, sociólogos, politólogos, historiadoras, educadores, antropólogos, pensadoras del mundo de la cultura, teóricos del derecho, escritores, cineastas, poetas, etcétera. Sin ellos, no es posible construir socialmente el significado de la crisis del clima de manera que sea relevante para la mayoría de las personas de nuestra sociedad.

Puedes leer el artículo completo aquí

Adaptacion al cambio climático (El Correo)

india-brasileira

Publicado en el diario El Correo el 1 de marzo, 2014

Dos de febrero de 2014. Olas gigantes provocan serios daños en el litoral de nuestro país. En Donostia-San Sebastián las imágenes de las olas avanzando poderosas por la ría hasta la curva de Amara quedan grabadas en la retina de los donostiarra. En un impacto sin precedentes, los cinco primeros puentes que cruzan el Urumea se ven seriamente afectados. El Kursaal, prácticamente engullido por los embates del mar. En el  de Santa Catalina las olas revientan el muro de piedra. En el de María Cristina arrancan la baranda metálica. El puente de Mundaíz acaba con desperfectos en el pretil lateral. En el quinto, el del Lehendakari Jose Antonio Aguirre, situado a un kilómetro y medio de la desembocadura, las olas destrozan las planchas de madera de su superficie. Al día siguiente, el Diario Vasco dedicaba 36 páginas a los efectos de la tormenta bajo un impactante titular: tsunami. Sigue leyendo

Las primeras tormentas (El País)

 descarga

Publicado en el diario El País el10 de febrero, 2014

“Olas enormes arrasan la costa vasca”. Así titulaba el diario El País diario la foto de su portada el 3 de febrero. Costará olvidar las imágenes que el mar dejó ese fin de semana en el País Vasco. Los comentarios eran unánimes: “jamás hemos visto nada igual”. La prensa local hablaba de tsunami. Los destrozos eran cuantiosos…

Es de rigor decir que ningún evento aislado puede asociarse directamente al cambio climático. Ahora bien, hay que insistir que la ciencia del clima lleva advirtiendo desde hace años que van a aumentar la intensidad y la frecuencia de este tipo eventos. En ese sentido, el lector me va a permitir acudir a una cita propia. En el año 2009, en el Diagnóstico Estratégico de Gipuzkoa, en el marco de los trabajos de reflexión a largo plazo Gipuzkoa+20 para la Diputación Foral, se decía lo siguiente: “Según los estudios realizados por el Instituto de Hidráulica Ambiental de la Universidad de Cantabria (organismo de referencia en ese tema en España), el rebase del oleaje sobre la coronación de las obras marítimas es muy posible que aumente entre el 75 y el 100 por cien. En consecuencia, en el Cantábrico se prevé la necesidad de incrementar la altura de las infraestructuras marítimas entre un 25 y un 50 por cien respecto a las actuales.” La orientación norte-noroeste y el régimen hidrodinámico prevaleciente del litoral hacen que se encuentre muy expuesto al fuerte oleaje de las ciclogénesis”.

Puedes leer el artículo completo aquí

 

El Memorando de Estocolmo. Simposio de Premios Nóbel por la Sostenibilidad

abuelo árbol

El sistema Tierra es complejo. Hay muchos aspectos que todavía no comprendemos. Sin embargo, somos la primera  generación con la percepción de los nuevos riesgos globales a los
que la humanidad se enfrenta.  Afrontamos la evidencia de que nuestro progreso como especie dominante ha ocurrido a un costo muy elevado. Los patrones insostenibles de producción, consumo y crecimiento  demográfico constituyen un desafío a la resistencia del planeta
para soportar la actividad humana. Al mismo tiempo, las  desigualdades entre las sociedades y dentro de las mismas  siguen siendo altas, dejando a miles de millones de personas con
necesidades humanas básicas insatisfechas y con desproporcionada  vulnerabilidad a los cambios ambientales globales.

Esta situación nos preocupa profundamente. Como miembros  del tercer Simposio de Ganadores del Premio Nobel hacemos un llamado a todos los líderes del siglo XXI para ejercer una   responsabilidad colectiva de administración planetaria. Esto significa  sentar las bases para una civilización global sostenible y equitativa en  la que toda la comunidad de la Tierra sea segura y próspera. Sigue leyendo